30 julio 2009

Donde Revienta el Cohete no se Come, SE SUFRE!!

Sirva la presente para ampliar, a pedido de mis ávidos lectores, el super visitado post "Entre el Rico Richi y la Nouvelle Fusion Cuisine" publicado hace casi dos meses.

A través de los comentarios y conversaciones surgidas a raíz del primero, este nuevo artículo expone nuevas conclusiones que tratan de redondear la idea del porqué estamos siendo invadidos por una epidemia de austeridad en las porciones, cada vez más inversamente proporcional a los precios.

Uno de los aspectos más sadomasoquistas, a mi pesar, es que por lo general la comida es recontra buena, deliciosa, enfermantemente rica. Esto es, en este contexto, una gran desventaja porque la rabia es aún mayor si de lo más rico te dan tan poco. Haciendo una analogía, imaginemos que Ud. ha venido soñando toda la semana con comerse un chanchito al palo, con toda la gula que a ello acompaña, y llegado el domingo lo sorprenden 60 soles por el chicharroncito de la foto, pero ojo, bien decoradito ah?.

Sin embargo, y en aras de la lógica, debo aceptar que es evidente que si existe un nutrido numero de lugares de este tipo es porque existe mercado para ellos. La razón es simple, uno no siempre "sale a comer" para comer. Estos producto-servicios vienen acompañados de una serie de atributos por los que uno paga. Entre ellos están el bonito ambiente, el momento, el estatus, los negocios, entre otros. Por eso, si es "a comer" a lo que usted "sale", literalmente, mejor busque algo más tradicional, que por lo general carecerá de tremendo glamour, no se encontrará con toda la gentita ni con los fotógrafos que registrarán la evidencia de su hi-life, pero le aseguro que su estómago se lo agradecerá.

Muchas personas, como he podido escuchar, no están completamente de acuerdo la crítica que hago. Son especialmente mujeres. Mi pregunta es, ¿no es que las mujeres están más reprimidas a dar rienda suelta a su voracidad? Un argumento muy válido que recibo a cambio de mi hiel retorcida es que en estos sitios se conceptúa una experiencia completa de la carta. Es decir, que como las porciones son "razonables" (WDFJ*), permiten disfrutar de entrada, segundo y postre en una sola visita.

Paréntesis: Amig@, batería, barrio, mi idea sobre el disfrute alimenticio tiene su explicación. La experiencia de comer rico, para mí, está cimentada sobre la base de la generosidad. Lamentablemente, por pura psicología evolutiva, aprendí que cuando se come, se come. Como en toda nuestra cultura, los temas familiares se resuelven, comparten, discuten y celebran alrededor de la comida. En el caso de mi familia, se incluyen todos los otros temas de la vida. Por tanto, sufren todos los miembros de mi casa materna de una serie de paradigmas culinarios entre los que destaca el horror al vacío (si son 7 compras para 14). La primera consecuencia de este paradigma en particular cuando dejé la casa de mis padres eran mis primeras compras. Viviamos en un depa de 80m2 con un dormitorio. Mi refrigeradora, más que un almacén de comida, parecía un relleno sanitario. Todo se podría (de podrido), y si no era por mi esposa, yo no iba a resolver el enigma. Finalmente, tuve que notar que había un problema de cantidades.
Volviendo al tema del párrafo anterior, debo objetar la posición de la glamorosa experiencia completa. La experiencia de comer no es completa si no te satisface. Por lo general, yo ni miro los postres, porque sé que es posible que no llegue a ellos. Aunque, como buena mujer, mi esposa suele pedir alguno (a pesar de que le tuve que reciclar el plato de fondo porque lo dejó a la mitad). Contando con mi participación, ella siempre ve el postre como una indulgencia. Come un poco y yo termino atorándome con queques y helados de índice glicémico mortal, casi alucinógeno.

En conclusión, donde se come bonito pero poquito hay que ir con una idea pre-fijada. El ego, lo "in", el casheeé y las pobabilidades de aparecer en la sección Sociales o cerrar el negocio deben constituirse en estómagos adicionales. De esta manera, saldrá Ud. lleno, satisfecho, con el botón desabrochado y rumiando de lo lindo. De lo contrario, sufrirá, padecerá las consecuencias de comer como pollito pero con hambre de perro de chacra, exactamente igual que masticar chicle sin sabor de 8am a 5pm (= acidez ph-1). Si es en estas condiciones, probablemente podrá salir airoso de la tortura.

Saludos..

* WDFJ: Watdafakinjel

3 comentarios:

Mariceci dijo...

Jajajaja, yo soy, también de las que piensa en eso de la "entrada, fondo y postre" jajaja

Otra que a veces digo es que "es poquito, pero al final la mezcla de sabores te termina llenando" :)

Sé que es poquito, pero te juro que termino reventando. Aunque debo recnocer que hay platos que si son una burla!!

Muy bueno el post, me has hecho reir!

P.D: Un sinónimo para "bonito pero poquito"..."exquisito pero escasito"

Jaime De Castro dijo...

Lo que han hechos ultimamente los chefs, es poner en valor,según la técnica, a la insuperable comida peruana de nuestros antepasados de todas las regiones de nuestro Perú.
La comida peruana, es una de las comidas mas sanas y naturales e inocuas del mundo. Francamente no me gusta la comida sueca,francesa,chilena,arabe,judía,rusa; lo digo con franqueza,a mí.

LMP dijo...

Hola Jaime,Gracias por tus comentarios. Vi que has empezado un blog de salud preventiva, mira este otro post, que es sobre salud.

http://www.lomaspeor.net/search/label/Salud

Publicar un comentario en la entrada